Teléfono Urgencias: 600 339 252
Horario Oficina: 9:00-14:00 / 16:30-19:30
Teléfono Oficinas:
965 082 939
Calle Constitución, 11
03170.- Rojales

Desinfección

Todos sabemos que una buena forma, y eficaz, de evitar infecciones y enfermedades por agentes varios como virus, bacterias o incluso hongos es la desinfección.

La desinfección se define como la erradicación de organismos vivos que son los que producen las enfermedades, también llamados agentes patógenos, que son los que provocan la infección. Para luchar contra estos elementos nocivos para nuestra salud, usamos desinfectantes, que se pueden usar en el agua, en la comida, en la bebida y en casi cualquier material.

Métodos de desinfección

Existen varios métodos de desinfección que podemos diferenciar entre métodos físicos y químicos.

Dentro de los métodos físicos encontramos tres: la ebullición, la pasteurización y el planchado.

- La pasteurización es un proceso que, para desinfectar, reduce los microbios de los alimentos mediante el calor, aunque no es aquí donde mueren las bacterias en su totalidad.

- Para la ebullición sumergimos un objeto en agua hirviendo durante 10 minutos. Con ella, la desinfección es más intensa.

- Respecto al planchado, la ropa queda desinfectada planchándola a 100 -150 grados durante 15 segundos.

Desinfección química

Si hablamos de los productos desinfectantes, podemos decir que su uso es principalmente en objetos inertes, como por ejemplo, suelos, techos y superficies. El inconveniente principal de estos es que muchos de estos productos pueden neutralizarse por materiales orgánicos, por lo que las concentraciones microbicidas no duran lo suficiente. También la luz les puede afectar.

Un buen desinfectante tiene que reunir las siguientes características, además de ser capaz de eliminar la mayor cantidad posible de agentes patógenos:

- Tiene que poderse disolver en agua o en alcohol
- Debe tener poco nivel de corrosión o toxicidad para los tejidos
- Debe ser barato y tener un olor agradable, y además, tiene que ser incoloro.

Es muy necesario que para no sufrir daños para nuestra salud siempre acudas a profesionales que sepan a la perfección, dentro de tus necesidades, qué hacer y cómo hacerlo, qué productos y qué métodos emplear para realizar una desinfección plena y acabar con todos esos agentes que pueden provocar infecciones, y, por lo tanto, que pueden derivar en una enfermedad para ti o para tus mascotas.