Teléfono Urgencias: 600 339 252
Horario Oficina: 9:00-14:00 / 16:30-19:30
Teléfono Oficinas:
965 082 939
Calle Constitución, 11
03170.- Rojales

Procesionaria 2019

Si eres una persona que vive cerca de pinos, que le gusta mucho hacer senderismo o que tiene una huerta seguro que has oído hablar de la procesionaria del pino. No es muy común asociar a las orugas un potencial capaz, pero, lo cierto es que esta especie de oruga ha causado la muerte de muchos perros y otros animales. Sin contar con que es altamente peligrosa para el ser humano, causando erupciones dolorosas y con picor. En el peor de los casos o en gente alérgica, puede llegar a causar un choque anafiláctico fatal.

¿Qué es la oruga procesionaria?

La polilla procesionaria del pino eclosiona alrededor de mayo a julio y sólo vive alrededor de un día. Durante este tiempo debe aparearse y poner sus huevos en el follaje de un pino; una sola hembra puede poner hasta 300 huevos diminutos y les toma alrededor de un mes para eclosionar. Si tenemos en cuenta que en un solo pino se pueden encontrar hasta 3000 huevos, el cálculo es brutal. Una vez eclosionadas, las orugas tienen cinco etapas de crecimiento llamadas «estadios». Durante su tercer estadio, construyen un nido de algodón blanco parecido al algodón denominado bolosón. Continúan alimentándose de las hojas de pino hasta el quinto estadio. Esto suele ocurrir en cualquier momento entre febrero y abril. En este momento en el que se alimentan del pino, causan graves destrozos en el propio árbol.

En este punto, las orugas, o procesionaria del pino, se dirigen al suelo en una larga cadena, o «procesión», buscando el siguiente lugar para continuar su ciclo de vida. Este comportamiento de ir todas juntas como en una procesión es lo que les da su nombre. Se les reconoce por su distintivo color marrón anaranjado y sus bandas azules. Eventualmente, las orugas se dispersarán para excavar justo debajo de la tierra donde puparán. Antes de que esto ocurra pueden ser un peligro para los humanos y otros mamíferos. Es su pelo el que puede causar problemas; si se tocan o se clavan, provocan un sarpullido desagradable y desprenden partículas que pueden causar problemas respiratorios. Son particularmente tóxicos para los niños y los animales. Los niños son muy propensos a tocarlas ya que les suelen llamar mucho la atención.

Si la oruga está estresada o amenazada puede expulsar sus pelos, que actúan un poco como arpones que penetran e irritan cualquier piel expuesta. Los perros son particularmente susceptibles al ser más impulsivos y comerse casi todo lo que ven. La intoxicación se produce cuando se las comen o cuando, al entrar en contacto con recogen los pelos de sus patas y luego los lamen a medida que empiezan a picar. Esto transfiere los pelos a la lengua del animal, resultando en comezón, hinchazón, vómitos y necrosis en la lengua que puede llevar al perro incluso a la muerte.

Qué debe hacer si entra en contacto con ellas

Si toca uno y siente comezón, debe consultar a un médico – las erupciones pueden ser muy irritantes y pueden durar unas pocas semanas. Si su mascota entra en contacto con la oruga procesionaria, aparecerán pequeñas manchas blancas alrededor de su boca y en la lengua. A medida que se desarrolla el sarpullido, el animal se angustiará y posiblemente babeará. Si no se tratan, los animales pueden morir al hincharse la lengua. Si usted cree que su mascota ha sido afectada, debe visitar al veterinario inmediatamente. Probablemente le administrarán una inyección de cortisona para contrarrestar la reacción.

También debe tener cuidado con cualquier nido que las orugas hayan dejado en los árboles. Estos también contendrán pelos que las larvas han dejado atrás. No debe tratar de cortar los nidos o quemarlos usted mismo, ya que los pelos se pueden transmitir por el aire. Si se inhala, los pelos de la oruga procesionaria pueden causar problemas respiratorios o una reacción alérgica grave.

Octubre es el mejor mes para prevenir la plaga

Las orugas procesionarias son una verdadera plaga. No sólo son una amenaza para los seres humanos y los animales, sino que también son una amenaza para los propios pinos. La mejor manera para combatirla es a través de la prevención en el mes de octubre antes de que se origine los bolsones. Una vez extendida la plaga será más molesta combatirla ya que hay que emplear sistemas de exterminio de plagas más agresivo. Dado que los sistemas de prevención no resultan tóxicos para los animales ni para las personas. En Társilo Control de Plagas somos especialistas en prevenir la procesionaria.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X